Caso raro allá donde los haya. El miércoles 15 de julio desde la clínica veterinaria de Dosrius nos dieron el aviso de que un matrimonio les había dejado allí a una gata de tres meses que se habían encontrado en el parking del centro comercial de la Roca Village, y que fue directamente hacía ellos en busca de caricias. La pareja no pudo dejarla allí y la llevó a la clínica para que buscaran a alguien que se hiciera cargo.

Lo más raro de todo es que la cachorra estaba recién esterilizada con la cicatriz muy reciente y con el corte en la oreja identificándola como gata de colonia. ¿Quién lo hizo? es algo que nunca sabremos.

Pero en la zona de la Roca del Vallès a parte de nosotras no hay ninguna otra asociación que esterilice ni tampoco ninguna colonia cercana de otro municipio.

Por suerte Gina, como la hemos llamado, fue a parar a buenas manos y ahora se encuentra en acogida en busca de una familia definitiva. Esta bien claro que no es una gata criada en la calle ya que es super cariñosa y sociable, cosa que nos hace aún más difícil entender su situación allí.

La Gina convive con otros gatos y es muy sociable y juguetona.

Raza: European Shorthair


Estado: En adopción



Nombre: GINA

Género: Hembra

Edad: Menos de 8 años

Descripción: Caso raro allá donde los haya. El miércoles 15 de julio desde la clínica veterinaria de Dosrius nos dieron el aviso de que un matrimonio les había dejado allí a una gata de tres meses que se habían encontrado en el parking del centro comercial de la Roca Village, y que fue directamente hacía ellos en busca de caricias. La pareja no pudo dejarla allí y la llevó a la clínica para que buscaran a alguien que se hiciera cargo.

Lo más raro de todo es que la cachorra estaba recién esterilizada con la cicatriz muy reciente y con el corte en la oreja identificándola como gata de colonia. ¿Quién lo hizo? es algo que nunca sabremos.

Pero en la zona de la Roca del Vallès a parte de nosotras no hay ninguna otra asociación que esterilice ni tampoco ninguna colonia cercana de otro municipio.

Por suerte Gina, como la hemos llamado, fue a parar a buenas manos y ahora se encuentra en acogida en busca de una familia definitiva. Esta bien claro que no es una gata criada en la calle ya que es super cariñosa y sociable, cosa que nos hace aún más difícil entender su situación allí.

La Gina convive con otros gatos y es muy sociable y juguetona.


Subir